Alesón
Corporación Municipal
Historia
Empresas
Ciberteca
Deporte
Actividades Culturales
Crónicas
Rutas por Alesón
Noticias
Fiestas en villa de Alesón
El Terruño
Museo Etnológico
Apeos de Labranza
Reloj de Sol de Alesón
Curiosidades
Trajes de la Danza
Danza de Alesón
Gaita de Bota
La Boina
La Cachava
Platos Típicos
La Caza
Refranes de Alesón
La Matanza
Fotos Gente
Fotos Antiguas
Arte
Alesón-America
Publicidad
Contáctenos
BODA BLANCA-JAGOBA
Apellido Alesón
   
 


Por tratarse de productos originales de las tierras riojanas y algunas de Alesón, o por la manera de cocinarse, incluso por su propio nombre, o porque se trata de una costumbre tradicional de la gastronomía riojana, os reflejamos  a continuación lo más singular:

El chiquiteo: recorrido por los bares de las calles más antiguas de las ciudades riojanas, como las más conocidas de la calle Laurel en Logroño o la Herradura en Haro, que se realiza por cuadrillas de amigos antes de comer, para tomar las especialidades “pinchos” o “banderillas”, de champiñones, embuchados, lecherillas, anchoas rebozadas o en vinagre, tortillas, sardinas con guindilla, setas, etc… y vino de Rioja.

Las guindillas picantes y muy picantes, llamadas “chiles” o “alegrías”; naturales, en aceite o en vinagre, para acompañar platos contundentes de legumbres y patatas con chorizo, pochas y caparrones, o pinchadas con una sardina en aceite.

La fritada, salsa de pimientos verdes y tomate pelado cocidos en aceite con ajos y cebolla, para acompañar platos de carne y pescado o en revuelto de huevos.

La borraja, verdura muy peculiar de La Rioja que después de limpiar se prepara cocida y acompañada con patatas hervidas y un sofrito de ajos.

La morcilla dulce, más propia de la sierras orientales y menos conocida que la morcilla salada, que se puede comer asada o cruda y cortada en rodajas

Los caparrones, denominación riojana para las pequeñas judías o alubias rojas, propias de cultivos en huertas de montaña en los valles del Oja, Najerilla e Iregua.

El patorrillo y las patitas de cordero, guiso de madejas hechas con las tripas de cordero o cabrito envueltas en las patitas y manitas de esos animales, y de patitas de cordero con callos.

Las lecherillas, lechecillas o mollejas, que después de limpias se rebozan en pan rallado, con ajos y perejil y se fríen.

Los embuchados, pequeñas madejas que se hacen con los intestinos bien limpios de los corderos y cabritos, que se pueden asar y dejar enfriar para cortarlas en rodajas y calentar a la plancha, se sirven acompañados de picante.

El zurracapote, licor obtenido de la mezcla de vino tinto o clarete con azúcar, canela, limón y melocotón, rebajado con agua y que se deja unos días en tinajas de barro para que adquiera un sabor dulzón, que se bebe en porrón en los “chamizos” y en las fiestas de los pueblos.


.